viernes, 3 de noviembre de 2017

Alfonso Barrantes Lingán, ese extraño animal político que conocí

Por:Walter Lingán. De sopetón, entré corriendo al taller donde papá hablaba con un señor vestido de terno oscuro. “Saluda, muchacho malcriado, es tu tío Frejolito”. Tendría unos nueve o diez años esa primera vez que vi a Alfonso Barrantes Lingán en San Miguel de Pallaques (Cajamarca) donde nació un 30 de noviembre de 1927. Después en Lima, fue habitual su presencia en casa. Saboreando cuyes y papas, regado con aguardiente de Jancos, se extendían en largas conversas políticas. Yo sólo escuchaba. Más tarde, en Colonia, recién empezamos a tratar los temas de la Izquierda Unida (IU) y las cosas que pasaban en Perú. Cuando era dirigente barrial en Collique, denunciamos los negociados del comandante Reátegui, jefe de SINAMOS. Apoyándose en dirigentes apristas hacía firmar contratos para realizar pistas, veredas, instalaciones de agua y desagüe y electrificación con empresas que no existían. Hacía trabajar a los soldados usando maquinaria del ejército. En una asamblea pública nos amenazó de muerte a los opositores y organizó redadas, amparado en su cargo, para encarcelarnos acusándonos de ser miembro de “nocivas ideologías extranjerizantes”. Incluso se me enjuició en el fuero militar. En esa oportunidad el tío Frejolito aconsejó que “pasara a la clandestinidad” hasta que se encuentre una solución. Después de dos semanas en su “escarabajo” azul-celeste taca-taca me llevó a las dependencias del tribunal militar. A su paso por los pasillos los soldados y abogados/jueces/militares lo saludaban con reverencia y yo iba asustado. “Estamos para servirlo, doctor Barrantes”, le dijo el juez militar en su lujosa oficina. Le explicó brevemente mi caso y en pocos minutos salimos con un documento que me exculpaba de todo “cargo subversivo”. Lo malo fue que la novia me dejó por otro. “Es el precio que se paga por el activismo político”, me dijo Alfonso. Después de la experiencia de la Unidad Democrática Popular, en 1980 se funda la Izquierda Unida (IU) que lo llevó a convertirse en 1983 en el exitoso primer alcalde socialista de Lima y en 1985 en el candidato presidencial más votado que tuvo la izquierda. Desde 1982 hasta poco antes de su muerte mi casa en Colonia se convirtió en lugar obligado en cada viaje a Europa. Algunas veces vino acompañado de alcaldes distritales y provinciales que buscaban la financiación de diversos proyectos. En 1984 lo ingresamos en la Clínica Universitaria de Wuppertal para tratarlo de una litiasis renal, las famosas “piedras en mi camino”, como decía. En un viaje a Bonn al ver el letrero de Ausgang (Exit/Desvío) dijo “esa ciudad Ausgang debe ser muy importante porque tiene muchas entradas”. Sentados frente al Rhein, me hablaba de las dificultades de lidiar con toda laya de maoístas, trotskistas y oportunistas que se subieron al carro del parlamentarismo. Lo complicado que era dar comer en un solo plato a toda esa gama de perros, gatos y pericotes celosos, ególatras, ambiciosos y caudillistas. Toda aquella izquierda (des)unida para el mitín que jamás será vencida, del desborde popular, en la que ahora casi nadie cree y sigue enfrascada en broncas, enredos y roturas incontables. Tras la experiencia de su Izquierda Socialista en las elecciones de 1990, al conocer los resultados, el tío Frejolito expresó que “había sido flagelado por la historia”. En 1992, al ser acusado por Fujimori como “embajador del terror en Europa”, lo llamé para pedirle consejo, con esa chispa conocida, “te asustó el chinito”, contestó. “A ver sobrina, plánchame esta camisa”, le pidió a una exnovia, una alemana militantemente feminista. Lo manera coqueta con que lo dijo doblegó a la orgullosa fémina. “Lo hago por respeto, porque es tu tío, pero sólo por esta vez”, me dijo. Con mis hijos Anja y Sayri charlaban muy animados, ellos en alemán y él en español. Sayri le mostraba sus libros de cuentos infantiles y el tío Frejolito mirando los dibujos iba inventando cualquier historia. Tenía mucha paciencia para tratar con los niños y los jóvenes. Le gustaba coleccionar ceniceros y de cada bar salía con uno en el bolsillo. En Düsseldorf, en casa del poeta Leopoldo Chariarse, contó que la gente lo sacaba a bailar y no sabía, por lo que me pidió que le enseñara los pasos básicos del huayno. Esa noche le propuso a Julio Ramón Ribeyro ser ministro de educación en un posible gobierno de IU. “Tengo miedo que ganemos las elecciones. No estamos unidos, somos una olla de grillos. El veleidoso de Javier Diez Canseco no es confiable, tampoco el belicoso de Jorge Hurtado/Ludovico. El único que tiene que estar en un gobierno de izquierda es Alberto Moreno”. Desde Cuba recibía anualmente una caja con media docena de botellas de ron que le enviaba su amigo Fidel Castro. A Erich Honecker, dirigente de la ex República Democrática Alemana, le unía también una amistad especial, así como a Nicolae Ceauşescu, expresidente de Rumanía. Bastaba una llamada para conseguir una beca o una visa para uno de los países de la órbita del “socialismo real”. Nunca le pedí nada para mí ni para mis familiares. En cambio sé de mucha gente que lo perseguía solicitándole los apoye con “una bequita” por su “desempeño voluntario y desinteresado” en la IU. Pero en Surco mandaba su pata del alma Reynaldo “El Panzón” Quispe, quien ladrillo a ladrillo construyó la casa. En unos de mis viajes a Lima lo invité a Comas. Arnulfo Medina, en ese entonces alcalde de IU, ordenó limpiar el local a fondo para recibir al compañero alcalde de Lima. Desde Surco hasta Comas fue una procesión eterna en el combativo “escarabajo” azul-celeste taca-taca. El tío Frejolito era detenido en cada esquina, hombres y mujeres le saludaban, le agradecían y admiraban al mejor alcalde, al querido e inolvidable Frejolito, también al doctor Barrantes, al pisadiablo que predicaba honradez en el estercolero de la criollísima política. “En la izquierda podemos equivocarnos, pero nunca meteremos las uñas” fue su divisa. Al escritor Alfredo Bryce Echenique le contó las razones porque los peruanos iban a recordarlo siempre. “Primero, porque creé el vaso de leche para los niños, y recuerda que los niños no votan. Segundo, por este “escarabajo” celeste, más viejo que Matusalén. Y tercero, porque fui enamorado de Paloma San Basilio, a la gente le encanta saber que su alcalde también tiene su corazoncito”. En Lima se movilizaba sin protección a pesar de que unos oficiales de la polícía le dijeron “un hombre como usted no puede andar así por Lima”. Alfonso Barrantes Lingán, el famoso tío Frejolito, murió en La Habana el 2 de diciembre del 2000 y el pueblo peruano sigue recordando a ese extraño animal político. Revista Identidad de Cajamarca.

sábado, 14 de octubre de 2017

HISTORIA:DEL TORO ENCANTADO DE JAÉN

Hace mucho tiempo, dicen que el pueblo de Jaén de Bracamoros, tenía un rey y anualmente celebraban la festividad en homenaje a la Virgen de las Mercedes, por ello todo el pueblo en forma rotativa anualmente alguien de ellos se hacía cargo de los gastos de la festividad como mayordomo central. En esta oportunidad le tocó la responsabilidad a un hombre de condición económica muy modesta pero gran devoto de la Virgen de las Mercedes, si alguien no aceptaba era mandado a la horca de inmediato junto con su familia. Como ya se acercaba la festividad, el hombre silenciosamente dejó el pueblo, pidió a su esposa le prepare un fiambre para largo camino y que ruegue a la santa patrona de la Merced lo proteja para que vuelva con bien, se despidió de su esposa y sus hijos en una forma muy dolorosa. Se fue por un camino muy solitario y camina que camina, tuvo hambre comió su pobre alimento y sorpresivamente fue vencido por el sueño, en eso le apareció una ancianita llena de harapos y le dijo: no temas hijo, soy la Virgen de las Mercedes, sigue el camino que has iniciado, en el trayecto encontrarás muchos obstáculos, entre ellos un enorme gallo que vendrá a patearte, tú no respondas hazle la cruz y sigue caminando sin mirar atrás, luego encontrarás un enorme cangrejo que también viene a atacarte, tampoco tengas miedo, haz la señal de la cruz y sigue sin mirar atrás, finalmente llegarás a una fila allí hay una gran laguna, en el centro de ella una isla donde vive un enorme toro negro, que arroja babas y se convierten en pedazos de plata, su estiércol se transforma en oro, tu recoge lo que puedes, llena tu alforja, el toro no te hará nada, siempre no te olvides de hacer la señal de la cruz y vuelves a tu localidad sin mirar atrás y no cuentas a nadie de lo ocurrido, si cuentas morirás, escucha mis palabras hijo y ten fe. El hombre se despertó sobresaltado, continuó el camino indicado por la señora y todo lo que en el sueño lo indicó si iba cumpliendo, luego de recoger los desperdicios que arrojaba el toro volvió a su comunidad, vendió parte del tesoro que la Virgen le otorgó logrando organizar la fiesta jamás vista de la localidad. Los envidiosos luego de pasada la fiesta fueron acusar al humilde poblador ante el rey diciendo que era un asaltante de caminos y que había hecho la fiesta con el dinero robado; fue ordenada su captura y empezaron los interrogatorios para que diga como obtuvo tanto dinero para la fiesta, empezaron a torturarlo con los más terribles métodos, pero él recurría a la madre de las Mercedes para que cierre su boca y le de valentía; llenos de cólera los alguaciles comunicaron al rey la dureza y capacidad de resistencia del acusado, por lo que pidieron la autorización para ahorcarlo al día siguiente y luego acabar con su familia, fue informado de ello el acusado y solo empezó a rogar de todo corazón que la Virgen lo proteja, su cuerpo está casi triturado por las torturas y masacres que le habían ocasionado los alguaciles enviados por el rey. Entonces en sueños le volvió aparecer la santa Virgen de las Mercedes y le habló: estimado hijito por la valentía que has tenido, mañana cuéntale todo a los verdugos, los guías hasta el lugar donde se encuentra el toro y tú corres lo más que puedes vuelves a tu casa y sacas apresuradamente a su familia del pueblo y vas a un lugar lejano sin mirar atrás, mañana castigaré la avaricia de los malvados pobladores de tu localidad. Por la mañana cuando ya lo iban llevando al patíbulo, el hombre gritó a todo pulmón que él hablaría, solamente invocaba que el rey lo escuchase. El hombre desesperado contó todas sus aventuras a los ambiciosos pobladores, por lo que el rey ordenó que los mejores laceros se reúnan de inmediato, contraten la mejor banda de músicos de la localidad y asistan junto con él toda la sociedad de Jaén Viejo para capturar al toro y ser uno de los pueblos más ricos del mundo. El prisionero iba adelante bien amarrado y con los alguaciles listos a matarlo en caso de alguna mentira, cuando llegaron al lugar contemplaron la gran laguna, el enorme toro botando babas que se transformaban en plata y estiércol en oro, se olvidaron del preso y desesperados empezaron a preparar los lazos para capturar al toro, el presidiario a la mayor velocidad que pudo volvió a su casa y sacó a toda su familia de Jaén Viejo y se alejó del pueblo apresuradamente. En eso escuchó un ruido como temblor pudo alcanzar a ver en reojo que toda la laguna tapó al pueblo y lo encantó.Escrito por el profesor Juan de Dios Bustamante L.

domingo, 24 de septiembre de 2017

DANZAS EN JAÉN DE PERÚ

Con la participación de delegaciones de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Argentina, el Comité de Damas de la Municipalidad de Jaén (MPJ), realizará este 23 de setiembre a las 7:00 p.m. en el coliseo cerrado Señor de Huamantanga. El III encuentro internacional de Danzas en homenaje al cristo morado de esta región. Según se conoció la cita cultural tiene como aliados estratégicos a la Municipalidad Provincial de Jaén, y el Instituto de Cultura Raíces del Perú. Y está generando mucha expectativa tanto en el público de la zona como en todo el norte peruano. Por su variada exposición de expresiones culturales y por las delegaciones que llegarán de distintos países. La República.

lunes, 8 de mayo de 2017

Volando a Jaén

El 30 de septiembre del 2016, la empresa aérea Latam Airlines inició el primer vuelo desde Lima a Jaén,de esta manera se anexó nuestra ciudad con la capital,muchos años estuvo aislada.El viaje en bús hacia la capital (Lima) era toda una odisea,en los años 80 no habían pasajes directos a Lima,sólo conocíamos 2 líneas de transporte terrestre: La empresa Olano y la empresa Morales,el tiempo de recorrido entre Jaén y Chiclayo era entre 10 y 12 horas,pero..si el cerro pistolero (cerca de Chiple),nos dejaba pasar.Ya en Chiclayo,empezaban los nervios,para coger un bús a Lima,otras 12 horas de viaje.Por esas fechas sólo los valientes podían viajar a un mundo desconocido y con un presupuesto elevado. A día de hoy,se ha presentado otro problema viajar en avión,no hay pasajes,están comprados ya para 3 meses,entonces vuelve el malestar de viajar por vía terrestre,exponiéndose al capricho de los transportistas de subir los pasajes a su antojo,al bloqueo de carreteras por la climatología y a la inseguridad en carretera.Pedimos que tanto el ministerio de Transporte y Comunicaciones dé licencia a otras líneas aéreas y si es de bajo coste mejor,para que todos los jaenos y pueblos vecinos tengan la oportunidad de viajar,conocer la capital y el país.Juan Fernández V.